Investigadores de La Fe demuestran la utilidad de un fármaco para evitar el fallo renal tras el trasplante cardíaco

Investigadores de La Fe demuestran la utilidad de un fármaco para evitar el fallo renal tras el trasplante cardíaco

• El desarrollo de fallo renal es uno de los problemas más significativos después de un trasplante de órgano sólido

Valencia (31-7-11).- El grupo de Cardiología del Instituto de Investigación Sanitaria (IIS) La Fe ha publicado recientemente en la ‘Revista Española de Cardiología’ un estudio realizado en pacientes del Hospital Universitari i Politècnic La Fe, en el que han comprobado cómo el uso del inmunosupresor daclizumab evita el desarrollo de la insuficiencia renal aguda postoperatoria tras el trasplante cardiaco.

La insuficiencia renal postoperatoria tras un trasplante de corazón es una disfunción frecuente y potencialmente grave que se ha relacionado con factores del paciente, situación clínica previa, tiempo de cirugía prolongado y fallo agudo del injerto. La mayoría de los protocolos recomiendan la introducción de un inhibidor de la calcineurina, el inmunosupresor más utilizado en un trasplante, 2 ó 3 días después de la intervención, lo que puede llevar a un empeoramiento del pronóstico del paciente recién trasplantado cuando existe disfunción renal postoperatoria.

En el Hospital Universitari i Politècnic La Fe han demostrado cómo la utilización de un inmunosupresor como el daclizumab, utilizado habitualmente como tratamiento de inducción, es capaz de prevenir el rechazo agudo en la fase postoperatoria, a la vez que posibilita retrasar la utilización de anticalcineurínicos. Este inmunosupresor actúa regulando la respuesta inmunitaria, evitando la insuficiencia renal aguda postoperatoria inmediata tras el trasplante cardiaco y además cumple su función antirrechazo del miocardio.

Los investigadores del Instituto de Investigación La Fe presentan en su estudio 6 casos de pacientes (tres hombres y tres mujeres en edades comprendidas entre los 42 y 63 años), sometidos a trasplante de corazón y que desarrollaron fallo renal tras la intervención. En todos ellos se administró daclizumab de forma semanal como sustitución de los anticalcineurínicos y todos los pacientes recuperaron la función renal con baja tasa de complicaciones.

Tal y como explican los investigadores principales de este estudio, los Dres. Almenar y Sánchez Lázaro, “la disfunción renal pos trasplante es debida en gran medida al uso de los inmunopresores, especialmente de los inhibidores de la calcineurina. Numerosos estudios relacionan la administración de los inhibidores de calcineurina con el fallo renal. En La Fe hemos evitado el uso de esta molécula en el paciente trasplantado de corazón hasta la recuperación del riñón a través de un fármaco de inducción que, hasta la fecha, únicamente se utilizaba durante un breve período de tiempo pos trasplante, y que en los 6 casos descritos ha resultado altamente eficaz”.

Descargar nota de prensa Descargar imagenes Descargar sonidos