El Dr. Vento, nombrado coordinador de la Red de Salud Materno-Infantil

Impulsar la investigación clínica en pediatría y obstetricia es el leiv motiv del nuevo coordinador de la Red de Investigación en Salud Materno-Infantil y del Desarrollo (SAMID), el Doctor Máximo Vento, responsable también del Grupo Acreditado en Perinatología del IIS La Fe.  

SAMID, la única de las 19 RETICs existentes que específicamente tiene como objetivo de sus investigaciones temas de salud materno-infantil y del desarrollo postnatal en sentido amplio, es una estructura estable dependiente del Instituto Carlos III (Ministerio de Economía y Competitividad) que ya tiene ocho años de andadura y ha contribuido al lanzamiento de numerosos proyectos de investigación básica y clínica facilitando la contratación de investigadores y el intercambio del conocimiento entre sus miembros. Está formada por 13 Grupos de Investigación de 7 Comunidades Autónomas (neonatólogos, especialistas pediátricos y en nutrición, obstetras, cirujanos, biólogos…).

Desde esta red de excelencia, “con apoyo de la Unión Europea y con el Hospital La Fe como centro coordinador”, el Doctor Vento confía en dar un empuje a los Ensayos Clínicos en el área materno-infantil “para seguir la estela de Inglaterra y lograr un crecimiento exponencial” en este campo, en palabras del Doctor Vento.

El área materno-infantil adolece de una falta de investigaciones clínicas de calidad basadas en estudios de cohortes extensas y de ensayos clínicos no comerciales porque las patologías infantiles no son la tónica, y la infancia es un periodo de la vida corto si se compara, por ejemplo, con la edad adulta lo que, unido a los recelos de algunos padres por desconocimiento, complica el reclutamiento y hacen poco atractivas para la industria farmacéutica este tipo de investigaciones.

Otros factores que explican que los niños y las mujeres embarazadas sean tradicionalmente huérfanos terapéuticos, añade el Doctor Vento, son “la propia vulnerabilidad de estos colectivos, las escasas estructuras estables de apoyo a la investigación, los limitados recursos disponibles y el escaso o nulo tiempo protegido para los investigadores que les libere parcialmente de la carga asistencial”.

El Doctor Vento confía en poder incorporar nuevos grupos asociados a los 13 Grupos de Investigación que conforman actualmente la red y atender la necesidad de realizar estudios para desarrollar medicamentos seguros, específicamente formulados y probados en neonatos, niños y mujeres embarazadas.