La colaboración de investigadores básicos y clínicos de La Fe permite implantar el primer corazón mecánico de la Comunidad Valenciana

La colaboración entre investigadores, cirujanos formados en Asistencia Mecánica y anestesistas, cardiólogos y hematólogos especializados en Insuficiencia Cardiaca y Trasplante han hecho posible implantar por primera vez en la Comunidad Valenciana un Dispositivo de Asistencia Ventricular-VAD (corazón mecánico) a un paciente con una insuficiencia cardiaca muy grave.

“Si no se controla la agregación plaquetaria, estos aparatos se trombosan y tienen muy mal pronóstico y, en este sentido, ha sido clave la participación del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS La Fe)”, según comenta el Dr José Anastasio Montero, investigador responsable del Grupo Acreditado en Regeneración y Trasplante Cardiaco y cirujano cardiovascular que ha coordinado al equipo de 10 profesionales que ha hecho posible el implante.

La operación, realizada con una bomba de circulación extracorpórea sin extraer el corazón, se realizó el 5 de marzo y duró más de cinco horas. Un mes más tarde el paciente ha recibido el alta. Se trata de un vecino de la provincia de Castellón aquejado de una insuficiencia cardiaca que afectaba sobre todo al ventrículo izquierdo que no se podía trasplantar. “La hipertensión pulmonar hará fracasar al ventrículo derecho en caso de trasplante” según el Dr Montero, quien explica que “es la primera vez que se planta este modelo de corazón, interno, orientado para que el enfermo lo lleve toda la vida y con tecnología innovadora que produce muy poca trombosis o hemodiálisis de la sangre.

En concreto, el Dispositivo de Asistencia Ventricular-VAD modelo Heartware es un pequeño aparato con un tubo que lleva una bomba centrífuga con levitación magnética incorporada. Se implanta en la parte inferior izquierda del corazón y se conecta a la aorta. El corazón mecánico está a su vez unido a un pequeño ordenador mediante un cable que sale por el abdomen, cuatro dedos por debajo de las costillas.

El paciente debe llevar consigo siempre esa computadora, que funciona con baterías recargables de seis horas de duración. “Tiene dos baterías puestas y otras dos cargándose”. También se puede conectar a la luz de casa y al mechero del coche”, aclara el Dr Montero.

Este aparato es el que hace funcionar la bomba y permite realizar el seguimiento y el control del enfermo una vez está en su domicilio. No precisa de mediación inmunosupresora, pero si anticoagulante (Sintrom) y antiagregante (Aspirina). En este punto el Dr. Montero destaca la vital participación del experto en agregación plaquetaria del IIS La Fe, el doctor Antonio Moscardó, “el apoyo del IIS La Fe ha sido muy importante”, reconoce.

Menos donantes, más receptores

La creciente desproporción entre receptores y donantes de corazón convierte la opción del corazón mecánico en una alternativa en auge. Además, es ya terapia de destino, para toda la vida, no un puente al trasplante.

Con las miras puestas en el primer trasplantado y también en los venideros, La Fe ha puesto en marcha una Unidad de Asistencia Mecánica con especialistas (bat managers) para chequear periódicamente, no sólo presencial sino también on line, a las personas trasplantadas.

El Dr Montero es líder del Grupo Acreditado del IIS La Fe en Regeneración y Trasplante Cardiaco. Este grupo, formado por 21 investigadores y acreditado como emergente en 2012, pertenece a la Red de Terapia Celular del Programa Retics y conforma una Unidad Mixta de Investigación en Reparación Cardiovascular, en cooperación con el Centro de Investigación Príncipe Felipe. En concreto, trabaja en el estudio y tratamiento de la miocardiopatía isquémica mediante diferentes abordajes, que van desde la utilización de fármacos antiapoptóticos en estadios tempranos de la enfermedad, al trasplante cardiaco en estadios tardíos, pasando por terapias avanzadas con células troncales adultas.