La Fe aborda las nuevas posibilidades quirúrgicas para el cáncer de cuello de útero

  • El cáncer de cérvix constituye el 6 por ciento de los tumores malignos en mujeres
  • Afecta a mujeres entre 35 y 55 años

Valencia, 19 de noviembre de 2010

la Unidad de Dermatología, encabezada por el Dr. Conrado Pujol, para lo relacionado con los aspectos clínicos de la investigación.

Más de 50 especialistas se han reunido en el Hospital Universitari i Politècnic La Fe para abordar las nuevas técnicas quirúrgicas para el tratamiento del cáncer de cuello de útero en sus diferentes estadios, durante el II Curso de Anatomía Quirúrgica Avanzada, organizado por el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe.

La cirugía oncológica ginecológica es cada vez más exigente y técnica. La "agresividad" de la cirugía se ha asociado siempre con una mayor tasa de complicaciones, muchas veces por desconocimiento anatómico profundo y falta de conocimiento de determinadas técnicas quirúrgicas. Con esta jornada monográfica anual, la Unidad de Ginecología Oncológica pretende afianzar, de una manera eminentemente práctica, el enfoque multidisciplinar, con nuevos abordajes y técnicas distintas a los convencionales, de la mano de expertos cirujanos de la Ginecología Oncológica.

Por su parte, el Dr. Jaume Pahisa, jefe de sección de Ginecología Oncológica del Hospital Clínic de Barcelona, ha explicado los diferentes aspectos de las vías de abordaje de la traquelectomía radical, una técnica quirúrgica que permite la extirpación del tumor dejando intacta la capacidad reproductiva femenina, conservando la fertilidad.

La traquelectomía radical tiene dos grandes objetivos: por una parte, mantener la fertilidad y en segundo lugar, cumplir unos estándares de tratamiento oncológico de recidiva (repetición de la enfermedad poco después de terminada la convalecencia) a corto y largo plazo, similares a los tratamientos oncológicos estándares.

La cirugía consiste en extirpar únicamente parte del cérvix conservando el útero, las trompas de falopio y los ovarios, haciendo posible un embarazo posterior. Debido a la complejidad de las intervenciones, éstas requieren un entrenamiento quirúrgico específico. Al tumor se puede acceder de tres formas: por vía vaginal (solamente en las últimas fases), por cirugía abdominal clásica o por laparoscopía.

"La traquelectomía radical garantiza que el cuello del útero, la vagina y los ganglios linfáticos no queden afectados, de tal manera que seis meses después de realizada la intervención, sea posible buscar un embarazo, aunque será necesario evaluar la evolución, establecer los primeros controles, y descartar que exista recidiva", ha asegurado el Dr. Pahisa.

Además, esta segunda edición, también ha contado con la presencia del Dr. Luis Chiva, jefe de Departamento de Ginecología Oncológica del Centro Oncológico MD Anderson de Madrid, quien ha brindado un conocimiento práctico y profundo de la anatomía quirúrgica de la pared pélvica y del parametrio, así como de la cirugía de rescate y de la mujer recidiva.

Esta jornada, organizada por el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Universitari i Politècnic La Fe, abordó el pasado año, el cáncer de ovario con el estudio del abdomen superior y de la cirugía digestiva, y en 2011 se basará en la patología vulvar y reconstructiva.

"Con este tipo de jornadas pretendemos que los especialistas que abordan esta patología adquiera un mejor conocimiento de la anatomía de la pelvis y abdomen femenino, y que el cirujano pueda manejar mejor la cirugía del cáncer de cérvix y, por otro lado, disminuya de forma potencial la tasa de complicaciones y secuelas quirúrgicas", destaca el Dr. Santiago Domingo, jefe de sección de Ginecología Oncológica del Hospital La Fe y coordinador.

Introducción del ganglio centinela

La introducción del ganglio centinela en el cáncer de cuello (primer ganglio que próximo al tumor puede recoger células tumorales) es otro de los aspectos que ha mejorado enormemente el manejo multidisciplinar de este tumor, al evitar en muchas ocasiones tratamientos innecesarios. Así mismo, la preservación nerviosa, básica para que este tipo de cirugías no deje secuelas en la función urinaria e intestinal, se expondrá de manera concisa y técnica.

En cuanto al cáncer avanzado, así como su recidiva, la cirugía también puede aportar "su granito de arena" como adyuvante de la quimioterapia/radioterapia. Cirugías como la exenteración pélvica, aunque agresivas, pueden ser la única puerta a la curación de estas pacientes.

Incidencia Cáncer de cuello de útero

El cáncer de cérvix representa el 6 por ciento de los tumores malignos en mujeres, el segundo más frecuente entre todas las mujeres y el más frecuente entre las mujeres más jóvenes. En general afecta a mujeres entre 35 y 55 años

"El cáncer de cuello de útero que, afortunadamente tiene una menor incidencia en nuestro país que en el resto de países, sobre todo tercermundistas, se presenta de dos maneras: una localizado, y con posibilidad de cirugía resolutiva, y otra forma, ya avanzada, donde el tratamiento es quimioterápico y radioterápico. Lógicamente, a menor estadio de la enfermedad, mayor tasa de curación, pudiendo incluso preservar la fertilidad, dado que esta patología en muchas ocasiones se presenta en gente joven, sin haber finalizado su deseo reproductivo", ha explicado el Dr. Domingo.

Descargar nota de prensaDescargar imagenesDescargar sonidos