Foro de Emprendedor: “Todos los investigadores tenemos el gen de la innovación”

El Instituto de Investigación Sanitaria La Fe organizó y acogió el pasado lunes 7 de septiembre el Foro del Emprendedor, en el que varios expertos del mundo científico y en la creación de empresas de base biotecnológica compartieron su experiencia y debatieron sobre la importancia de formular adecuadamente un proyecto de emprendimiento, así como las claves para abordar la I+D, la valorización y la financiación.

Bajo el lema "Alcanzar el éxito en bioemprendimiento" el encuentro, organizado dentro del Congreso SEBBM Valencia 2015, permitió compartir ideas y conocimientos necesarios para iniciar un proyecto empresarial con garantías de éxito.

Manuel Pérez, presidente de la Asociación Española de Emprendedores Científicos y Técnicos y presidente de la Asociación de Empresas y Entidades del sector BIO de la Comunidad Valenciana (Bioval),  fue el encargado de inaugurar el foro con una ponencia sobre “Bioemprender desde la Academia”, en la que planteó a los asistentes los motivos, beneficios y posibles problemas a la hora de “embarcarse en la aventura empresarial”.

Defendió la importancia de emprender con el fin de transferir a la sociedad el conocimiento generado en los centros de investigación, ya que “antes el trabajo acababa en el mundo de la publicación, se quedaba en el mundo académico”, pero ahora “es necesario dar un paso más”.

Saber adaptarse y actuar con rapidez

Entre las claves para tener éxito a la hora de emprender, Manuel Pérez destacó que es muy importante adaptarse a la realidad, “interpretar los indicios de cambio, asimilarlos, actuar con rapidez y saber adaptar la idea y concepto de negocio a la  nueva situación”.

De la misma forma, señaló que es importante contar con equipos multidisciplinares, cuidar el equipo humano y tener en cuenta la colaboración internacional. A este respecto incidió en que toda empresa debe ser global, ya que “hoy en día un solo país se queda pequeño”. Además, aconsejó tener en cuenta a las pequeñas empresas de biotech de todo el mundo, puesto que “nunca somos los únicos y debemos colaborar”. El compromiso de los fundadores con la idea de que la investigación debe traer beneficios a la sociedad y la importancia de la ética en los negocios, fueron otros de los puntos que aconsejó tener en cuenta para asegurar tener éxito en la iniciativa.

En cualquier caso, desarrollar aplicaciones a partir de los resultados de un trabajo de investigación es un reto “colosal”  según aseguró durante su intervención el presidente de Bioval, quien abogó por contar con un código de buenas prácticas. La transparencia en el proceso, el fomento de la ética en los negocios y el respeto hacia los emprendedores en ciencia son algunas de estas buenas prácticas que recomendó a los emprendedores, ya que reconoció que “negocio y ciencia” son dos conceptos que juntos generan rechazo, a pesar de lo cual “es inevitable que se mezclen, por lo que hay que fomentar que sea con ética”.

Entre los motivos para emprender destacó las oportunidades laborales para estudiantes y posdoctorales, la inquietud por ver la aplicación del conocimiento que se ha generado, los ingresos adicionales para los laboratorios y la responsabilidad social del investigador

Y de la misma forma que destacó los motivos para emprender, hizo un repaso de los motivos que puede alegar un investigador para “no emprender”, entre los que resaltó el desconocimiento, la falta de dinero, falta de tiempo, la dificultad no querer complicarse la vida y las connotaciones negativas de la palabra negocio.  A pesar de todo, terminó asegurando que “más que motivos, son excusas”, por lo que para hacer frente a este rechazo aconsejó contar con asesores que ayuden al científico en la empresa,  contar con inversores y reivindicar la dignificación de la palabra negocio que también es posible en ciencia.

Manuel Pérez terminó su intervención asegurando que para quien se decide a emprender “la vida va a ser más complicada, pero también más gratificante” y aseguró  que “todo los investigadores tenemos el gen de la innovación”, por lo que les animó a ser emprendedores porque “no existen obstáculos que no se puedan superar”.

Tras la conferencia inaugural tuvo lugar una mesa redonda sobre “las claves del éxito” moderada por Daniel Ramón y que contó con la participación de Javier S. Burgos Muñoz de CEO Neurnbio de Granada; Damiá Tormo de CEO Artax Biopharma Inc; Laureano Simón de CEO, ONCOMATRIX, de Bilbao y Daniel Ramón de CEO, Biopolis de Paterna, quien habló sobre “el conocimiento que genera retorno económico”.

Una segunda mesa redonda analizó la importancia de las alianzas estratégicas, en la que se compartieron las experiencias  Bernat Ollé, vicepresident & Venture Partner de Puretech de Boston; Carlos Manchado, de Innovation and Projects Manager de  Roche Diagnostics y José Vicente Castell, Director del IIS La Fe, quien hizo pública la estrategia Biopolo La Fe, puesta en marcha por el Instituto para promover la valorización y la traslación al sector productivo de ideas innovadoras en salud.

Biopolo: Una iniciativa para acompañar a las empresas

En su intervención señaló cómo el proceso de innovación en salud es complejo y costoso y como muchas ideas pueden fracasar, especialmente en la transición a la prueba de concepto clínico por su elevado coste, la difícil valoración del producto en ese estado de maduración, y como consecuencia de ello la dificultad en conseguir inversores e inversión. 

“Esta situación lleva a un círculo vicioso por el que se requiere inversión para dar el paso adelante hacia su validación clínica, y el inversor, ante la ausencia de resultados clínicos, es enormemente reticente a invertir, y cuando lo hace es a expensas de una alta participación en el retorno o valor de la empresa, por lo que el considera es una inversión de elevado riesgo”, señalo el Dr. J. Castell.