Identifican una nueva diana terapéutica para tratar el linfoma cutáneo más prevalente

Una investigación co-liderada por el investigador valenciano Juan Sandoval, responsable de la Unidad de Epigenómica del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS La Fe); el Dr. Fernando Gallardo, dermatólogo del Hospital del Mar y  el Dr. Ángel Díaz, investigador del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell), ha permitido identificar una nueva diana terapéutica para la misosis fungoide, el linfoma cutáneo más prevalente en la actualidad.

Los investigadores han descubierto uno de los mecanismos claves del desarrollo y progresión de esta enfermedad, un tipo de cáncer originado en células linfoides que se desarrolla inicialmente en la piel. Los resultados han sido publicados por la prestigiosa revista Journal of Investigative Dermatology, líder en el campo de la dermatología. Los investigadores recogieron muestras de piel de pacientes con micosis fungoide en fase tumoral que permitieron identificar la molécula miR-200C como una posible diana terapéutica para diseñar futuros tratamientos de esta enfermedad.

La Micosis Fungoide es una enfermedad maligna que se inicia en la piel. Algunas de las células hematológicas responsable del sistema inmunitario humano, los linfocitos de las células T, se vuelven malignas y se acumulan en la piel. Posteriormente en algunos pacientes las células desarrollan nuevos mecanismos para invadir tejidos extracutáneos y viscerales lo que provoca un curso clínico agresivo y eventualmente la muerte del paciente.

El estudio se ha centrado en la vía de señalización Notch, una familia de receptores transmembrana que regula, entre otros procesos, la diferenciación y maduración de los linfocitos T. Esta vía está implicada en la progresión de diferentes formas de linfomas cutáneos de células T, como la micosis fungoide. El objetivo de este trabajo ha sido investigar el estado de la vía Notch en una serie de muestras de pacientes con micosis fungoide y comparar los resultados con un grupo de control, para detectar si la activación de Notch en los tumores está influenciada por modificaciones epigenéticas.

La metilación del ADN es uno de los mecanismos epigenéticos que cambian la expresión de los genes sin modificarlo.  La metilación juega un papel central en la coordinación de la transcripción de los genes en células normales sanas, pero cuando está alterada contribuye a la iniciación y progresión del cáncer. Los investigadores estudiaron los patrones de metilación en diversos componentes de la vía Notch y confirmaron que Notch 1, una de las moléculas que forman parte de esta familia de receptores, está activada en la muestra de pacientes como micosis fungoide. “El siguiente paso del estudio fue descifrar la vía Notch y los resultados indican que la molécula miR-200C está reprimida, mediante este mecanismo epigenético, en los pacientes con tumor y que esta represión conduce a la activación de la vía de Notch” comenta el Dr. Lluís Espinosa, coordinador del grupo de investigación en mecanismos moleculares del cáncer i células madre de l’IMIM y con la Dra Anna Vigas, últimos firmantes del artículo.

Estos resultados abren la puerta a nuevas estrategias para el tratamiento de estos tipos de cáncer. La restauración de los niveles de expresión de miR-200C, silenciada en las células tumorales, podría representar una diana terapéutica potencial en estos subtipos de linfomas.

La micosis fungoide es un trastorno progresivo, crónico y no contagioso de la piel y supone la forma más frecuente de linfoma cutáneo de células T. Es una enfermedad cuya incidencia aumenta con la edad. Lo síntomas se manifiestas inicialmente en la piel, donde se mantiene durante años, incluso décadas. En las fases más avanzadas puede afectar a los ganglios linfáticos y órganos internos y puede llegar a ocasionar la muerte del paciente.