Nuevas técnicas de imagen médica revolucionan el diagnóstico al permitir predecir la evolución de la enfermedad y la respuesta del paciente al tratamiento

La rápida evolución de la imagen médica está propiciando diagnósticos más precoces y precisos, y los biomarcadores se están convirtiendo en una de las herramientas imprescindibles de la medicina personalizada, según se ha destacado en la II Jornada de Tu Hospital Investiga para ti, centrada en “Imagen Médica y el cambio de paradigma en la medicina”.

La Radiología y la Medicina Nuclear proporcionan una información morfológica y funcional sobre la presencia y la extensión de una enfermedad, pero “en la actualidad, las imágenes adquiridas con estas técnicas, junto con los datos derivados de ellas mediante computación, pueden además utilizarse para definir el fenotipo, su heterogeneidad, y su respuesta precoz a un tratamiento”, según ha destacado el Dr. Luis Martí Bonmatí, responsable del grupo de investigación en Biomarcadores de Imagen del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe.

La Radiografía Simple, la Ecografía, la Radioscopia, la Tomografía Computarizada, la Resonancia Magnética, la Gammagrafía y la Tomografía por Emisión de Positrones son claros ejemplos de este papel, según han señalado los expertos durante la jornada dirigida a pacientes y familiares, con el fin de darles a conocer los últimos avances en este campo y explicar qué se está aplicando ya en el hospital La Fe y que podrá aplicarse a corto-medio plazo.

La integración de la información anatómica, dinámica, celular, metabólica y molecular facilita la Medicina Personalizada al “clasificar eficientemente a los pacientes en subconjuntos fenotípicos que compartan unos pronósticos similares y sean propensos a responder a unas terapias específicas”, según ha señalado el Dr Martí Bonmatí, quien ha añadido que esta nueva aproximación “supone un  cambio de paradigma, y hace que los biomarcadores de imagen proporcionen una información muy necesaria para mejorar el diseño de los proyectos de investigación, los ensayos clínicos y los criterios de evaluación de respuesta al tratamiento”.

Actualmente se emplean biomarcadores de imagen para estudiar la neoangiogénesis en los gliomas cerebrales, la densidad neuronal en la enfermedad de Alzheimer, la elasticidad cerebral en recién nacidos con isquemia, la densidad vascular en la evaluación del tratamiento percutáneo de los hepatocarcinomas, y la calidad de la estructura ósea en la osteoporosis.

Durante la jornada los investigadores han explicado cómo los  biomarcadores de imagen, proporcionan una información útil y relevante, que mejora los procesos de diagnóstico preciso, localización, caracterización y seguimiento de las anomalías que sean relevantes a un proceso dado, de una forma fiable, precisa y precoz.

En este sentido, dentro del grupo de investigación en imagen biomédica del IIS La Fe, médicos e ingenieros encargados del desarrollo de los biomarcadores comprueban la integridad de todo el proceso, desde la concepción de la hipótesis hasta el análisis de la imagen y la ejecución práctica final de un informe estructurado.

La combinación de los conocimientos biológicos, fisiológicos y patológicos de una enfermedad a través de la imagen digital y el análisis computacional de la señal adquirida ha permitido a la Radiología Experimental colaborar en una Medicina Personalizada y de Precisión. “Este abordaje multidisciplinario genera una excelente investigación, mejor atención a los pacientes y mayor comprensión de la enfermedad”.