La Fe coordina el protocolo de actuaciób nacional para los pacientes con neumonía

  • El estudio sitúa la incidencia anual de neumonía entre el 5 y el 11 por mil de la población adulta
  • Es más frecuente en varones, en invierno y en presencia de factores de riesgo, como el consumo de alcohol y tabaco, malnutrición, insuficiencia renal o EPOC

El Grupo de Investigación de Enfermedades Respiratorias del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Universitari i Politècnic La Fe ha coordinado a nivel nacional la creación de un grupo de estudio de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), con el objeto de elaborar las recomendaciones y coordinar un protocolo de actuación que afectan a las NAC en sus aspectos epidemiológicos, diagnósticos, terapéuticos y preventivos.

La evaluación inicial de la gravedad del paciente con neumonía es clave para establecer el tratamiento y la ubicación más apropiada para su cuidado. Las nuevas recomendaciones, publicadas en la revista científica Bronconeumology, y coordinadas por la investigadora principal del Grupo en Enfermedades Respiratorias del IIS La Fe, Rosario Menéndez, dictan que si se opta por la hospitalización, hay que identificar precozmente no sólo a los pacientes más graves, sino también a aquellos cuyo estado puede agravarse con rapidez a fin de decidir si deben ser tratados en la planta de hospitalización, en la UCI o en la unidad de cuidados respiratorios intermedios (UCRI).

Por ello, el uso del juicio clínico para evaluar la gravedad de la NAC “depende de la experiencia del médico responsable quien puede infravalorar o sobrestimar la gravedad del proceso se requieren valoraciones objetivas”, explica la Dra. Menéndez, investigadora del IIS La Fe.

Para solventar este problema, se han desarrollado escalas pronósticas de gravedad, cuyo propósito es clasificar a los pacientes en diferentes grupos de riesgo en función de la probabilidad de fallecer a los 30 días o de precisar un tratamiento más agresivo, como ventilación asistida o administración de fármacos vasopresores.

Una vez decidido el ingreso hospitalario es conveniente diferenciar a los pacientes que requieren tratamiento en la UCI o UCRI de aquéllos en los que la hospitalización convencional es suficiente. En un esfuerzo mayor para predecir qué pacientes deben ser tratados en la UCI, la American Thoracic Society y la Infectius Diseases Society of America han elaborado una nueva escala de gravedad, que incluye dos criterios mayores: ventilación mecánica invasiva y shock séptico con la necesidad de fármacos vasopresores.

Nuevas estrategias para evaluar la gravedad de la NAC

La estrategia para evaluar la gravedad de un paciente con NAC responde, según estas recomendaciones, a dos aspectos básicos: por un lado la toma de decisión de ingreso hospitalario y por otro, si procede la hospitalización y su ubicación adecuada. “Es importante entender que cualquier escala de gravedad representa una ayuda complementaria al juicio clínico, que es en definitiva el que permite individualizar y poner en su justa perspectiva la rigidez de las reglas de predicción, ponderar el efecto de circunstancias adicionales, por ejemplo el grado de estabilidad de posibles enfermedades, y considerar, además, los aspectos personales y condicionamientos sociales de cada paciente. En los casos más graves, el juicio clínico del médico debe racionalizar el uso de una escala pronóstica adicional dirigida a identificar el perfil de aquellos pacientes susceptibles de ser ubicados en unidades de críticos”, destaca la Dra. Menéndez, coordinadora del estudio de investigación.

Nuevas estrategias en el diseño de las vacunas antineumocócicas

Los cambios epidemiológicos indicados por el protocolo justifican la necesidad de nuevas estrategias en el diseño de las vacunas antineumocócicas con la ampliación de la protección a un mayor número de serotipos.

Recientemente, dos vacunas han completado el desarrollo clínico requerido y han sido autorizadas por la FDA y por la EMEA: la vacuna 10 valente y la vacuna 13 valente. LA VC-10 está indicada para la prevención de la enfermedad neumocócica invasiva, neumonía y otitis media aguda causadas por neumococo en niños entre 6 semanas y 2 años de edad. La VC-13 está indicada para la prevención de la enfermedad neumocócica invasiva, neumonía y otitis media aguda causadas por neumococo en niños entre 6 semanas y 5 años de edad.

Descargar nota de prensaDescargar imagenesDescargar sonidos