Una investigación del IIS La Fe y la Fundación IVI permite el nacimiento de tres bebés gracias a técnicas de rejuvenecimiento ovárico

Los resultados del estudio sobre rejuvenecimiento ovárico se publicarán en la revista Fertility & Sterility.

Un estudio del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe y de la Fundación IVI ha hecho posible el nacimiento de tres bebés gracias a la técnica de rejuvenecimiento ovárico mediante trasplante de células medre de la médula ósea en la arteria ovárica.

El estudio ha sido dirigido por el copresidente de IVI y responsable del Grupo de Investigación en Medicina Reproductiva del IIS La Fe, el profesor Antonio Pellicer, en colaboración con el Jefe Sección de la Unidad de Reproducción Humana Asistida del Hospital Universitari i Politècnic La Fe, el doctor José María Rubio. La investigación está conducida por las doctoras Sonia Herráiz, de la Fundación IVI, Mónica Romeu y Susana Martínez, del Hospital Politècnic i Universitari La Fe de València y ha contado con la colaboración de la doctora Nuria Pellicer, médico residente de este hospital.

Tras la primera fase en modelo animal, mediante la cual se realizó implante de tejido humano en ratones para comprobar la efectividad del tratamiento con células madre, el estudio avanzó hacia una segunda fase con veinte pacientes bajas respondedoras y con fallo ovárico precoz. En las que se movilizaban células madre, se les extraían en sangre periférica y se volvían a implantar en el ovario para revertir el proceso de envejecimiento y activar los folículos durmientes.

Los resultados de la tercera fase se presentarán en la 34ª edición del Congreso de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE) que se celebra en Barcelona del 1 al 4 de julio. La doctora Pellicer ha explicado que 'en la segunda fase se vio que la técnica ayudaba a mejorar la respuesta ovárica y con ello aumentaba la producción de ovocitos, pero al ser las pacientes bajas respondedoras de edad materna avanzada, un porcentaje elevado de los embriones eran aneuploides, es decir, sufrían alteraciones cromosómicas'.

Éxito en la segunda fase del estudio

La doctora Nuria Pellicer ha asegurado que, entre las pacientes bajas respondedoras había mucha variabilidad y, en ocasiones, la variabilidad podía enmascarar resultados. 'Así descubrimos que las pacientes menopáusicas o premenopáusicas, es decir, con fallo ovárico precoz, podían responder mejor al tratamiento y decidimos diseñar una nueva fase del estudio', ha concluido.

La segunda fase del estudio, gracias a la cual IVI y La Fe son responsables del nacimiento de tres bebés, ya ha sido aceptada por la revista Fertility & Sterility, y será publicada próximamente.

Para la tercera fase, se están reclutando actualmente mujeres menores de 38 años y exclusivamente con fallo ovárico precoz. Esta última fase tendrá dos vertientes: por un lado, se movilizarán las células, se extraerán, y se introducirán de nuevo directamente en el ovario. Y por otro, se intentará una opción menos invasiva, movilizando igualmente las células y dejándolas circular por la zona afectada para revertir el proceso de envejecimiento y favorecer la activación de folículos durmientes.

Técnica menos invasiva

Según apunta el profesor Antonio Pellicer, director del estudio, "con este último enfoque esperamos comprobar si por el mero hecho de aumentar el número de células madre, y hacerlas circular por el sistema sanguíneo, estas son capaces de llegar al ovario y actuar sobre él. Nuestra idea, cuando tengamos clara la respuesta de las células, es desarrollar una técnica lo menos invasiva posible y estandarizarla, para poder aplicarla en cualquier clínica".

Cabe resaltar que, además del rejuvenecimiento ovárico mediante la infusión de células madre en la arteria ovárica, la Fundación IVI y La Fe, investigan conjuntamente en otra técnica, también para el rejuvenecimiento ovárico. Se trata de la fragmentación del tejido ovárico (OFFA, por las siglas en inglés de Ovarian Fragmentation for Follicular Activation).