Nuevo programa de investigación en imagen diagnóstica e intervención guiada por imagen

El Hospital Universitari i Politècnic La Fe de Valencia ha anunciado el inicio de un programa de investigación para el desarrollo de aplicaciones avanzadas de imagen médica y terapia guiada por imagen.

La potencial aplicación clínica de las líneas de investigación son diversas. Por un lado, se validará una aplicación que analiza cómo se distribuye la sangre en las lesiones con TAC (estudios sobre la biología y la acción de los medicamentos en el organismo). Con esta aplicación se evaluará el beneficio clínico de un diagnóstico diferencial de carcinoma hepático y  del seguimiento de la eficiencia en terapia de los tumores hepáticos.

Avances en las aplicaciones de la imagen diagnóstica y terapéutica

 Mediante este acuerdo, el Hospital La Fe y Philips unen sus fuerzas con el objetivo común de innovar utilizando la mejor tecnología como herramienta de cambio. El Hospital Universitari i Politècnic La Fe cuenta con una amplia experiencia en investigación en imagen médica, con un grupo de investigación del IIS La Fe en imagen biomédica (GIBI230) acreditado por el Instituto Carlos III y perteneciente a la red de investigación en biomedicina y nanomateriales (CIBER-BBN). Las principales áreas de investigación son el desarrollo y validación de biomarcadores de imagen, con los que analizar el estadio biológico de un tejido, y la terapia guiada por imagen, con nuevos biomateriales.

 En el marco de este acuerdo también se desarrollará una estrategia de imagen para el seguimiento a lo largo del tiempo de la localización de células madre mediante nanopartículas de hierro para conocer la migración de estas partículas en el cerebro. Además, desarrollarán técnicas de Resonancia Magnética para medir la concentración de estas partículas y conocer el número de células madre por unidad de volumen.

Tecnología para la investigación

La tecnología de imagen médica permite a los profesionales sanitarios ver el interior del cuerpo humano de manera no invasiva, detectar patologías y guiar en la selección del tratamiento apropiado, en la aplicación de la intervención necesaria y en el seguimiento posterior de la efectividad de dicho tratamiento o intervención. La imagen médica juega un papel cada vez mayor a la hora del tratamiento, tal y como se demuestra el actual paso de tratamientos quirúrgicos a terapias mínimamente invasivas guiadas por la imagen.

Para la realización de los estudios que se llevarán a cabo dentro de este acuerdo, se utilizará la última tecnología en diagnóstico por la imagen de Philips entre la que destacan dos equipos: una Resonancia Magnética Achieva de 3 teslas para experimentación animal y un iCT de 256 cortes para innovación clínica.

 La Resonancia Magnética que se utilizará durante los estudios que se llevarán a cabo dentro de este acuerdo es un equipo Achieva 3T TX. Este equipo alcanza una resolución mucho mayor que los equipos de resonancia que se utilizan habitualmente (que suelen ser de 1,5 teslas).

Los trabajos de los investigadores se centran en utilizar las capacidades de la Resonancia Magnética de Imagen de 3T para obtener imágenes de altísima resolución y poder así monitorizar la actividad cerebral, seguir la difusión de fármacos, o ver la respuesta de diversos órganos, incluido el cerebro, con mucho mayor detalle.

Achieva 3T ofrece un avance muy significativo en la adquisición de imágenes al combinar la excelencia clínica con una mayor confortabilidad del usuario al reducir el tiempo de examen, por la mayor intensidad de campo del sistema.  Gracias a la tecnología más moderna, la llamada multitransmisión, se  ofrecen todas las ventajas del 3T en un entorno clínico avanzado. Este equipo permite obtener imágenes de muy alta resolución espacial en cabeza, corazón, columna, rodilla, hombro, etc… y ver las estructuras con más detalle. La mayor intensidad de campo magnético realza el contraste de las estructuras vasculares de manera más notable que los equipos de 1,5T, lo que mejora la precisión en la detección de patologías vasculares y abre nuevas posibilidades en el campo de las neurociencias.

El tiempo de exploración se reduce considerablemente y se logra un mejor diagnóstico, ya que la señal de 3T permite aumentar la capacidad diagnóstica, lo que se traduce en una mejor detección de patologías en fases más tempranas, como por ejemplo en enfermedades neurodegenerativas, o aumentar la precisión en el estadio precoz de los tumores.