Investigadores del IIS-La Fe determinan que la aparición del asma es más frecuente en niños obesos

  • Los niños obesos tienen mayor riesgo de acabar desarrollando asma
  • La Unidad de Alergia Infantil del Hospital La Fe ha tenido más de 5.000 visitas, durante 2009, y más de 6.000 nuevos casos detectados

Valencia, 24 de Abril de 2010

Investigadores del Grupo de Investigación RETIC Alergia Infantil del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital U. La Fe de Valencia han investigado la relación existente entre la obesidad y el asma infantil, a través del estudio de investigación “Levels of interleukins in children with asthma and/or overweight”, publicado en la revista Allergy, que ha determinado la influencia de la obesidad y las alteraciones en el patrón de citoquinas en el desarrollo y mantenimiento del asma en la edad infantil.

Este grupo de investigación del IIS, liderado por el Dr. Antonio Nieto, ha documentado, a través de este estudio de investigación, la asociación de estas dos patologías, sin embargo, no obedece a relaciones casuales, sino que pueden tener factores etiopatogénicos comunes. “Esta asociación se ha venido atribuyendo a un círculo vicioso de dificultad respiratoria-limitación para el ejercicio-vida sedentaria-ganancia de peso y podría explicar casos de sobrepeso en niños con asma moderada-grave, con una significativa intolerancia al ejercicio físico”, destaca Nieto. Sin embargo, ello no justificaría la asociación de obesidad y asma leve. Así, estudios recientes sugieren que ambas patologías tienen un sustrato inflamatorio, que podría compartir las mismas citoquinas pro-inflamatorias.

El asma es una enfermedad inflamatoria crónica de las vías respiratorias. Esta inflamación se genera y mantiene por la acción de diferentes tipos celulares y las citoquinas que segregan y liberan.

El tejido adiposo actúa como órgano secretor encargado de regular el apetito, regular el metabolismo óseo y el gasto energético, modular el aparato reproductivo, interacciona con la inmunidad, y tiene un papel regulador en la inflamación, a través de la secreción de citoquinas.

La hipótesis de este estudio de investigación, liderado por el Dr. Antonio Nieto, investigador principal del Grupo de Investigación RETIC de Alergia Infantil del IIS-La Fe, es que los niños obesos con asma, debido a la presencia de las dos patologías, pueden tener niveles de citoquinas más altos que los pacientes con un solo de los estados y mayores que la población infantil sin ninguna de las dos alteraciones. Por tanto, el control por el tratamiento de una de ellas puede mejorar el estado de la otra, y el tratamiento simultáneo y coordinado de ambas puede obtener mejores resultados que el tratamiento aislado de cada una de ellas.

En el estudio se han determinado los valores de función respiratoria por oscilometría y espirometría en tres grupos de pacientes infantiles tratados en la Unidad de Alergia Infantil del Hospital La Fe: niños asmáticos con obesidad (17 pacientes), niños asmáticos sin obesidad (8 pacientes) y niños obesos sin asma (17 pacientes). Asimismo, se han determinado los niveles en sangre de leptina y de citoquinas que incluyen las interleuquinas 4 y 10 e interferón gamma (IFNG).

Los tres grupos de investigación han sido comparados en cuanto a los datos de edad y peso. Entre los hallazgos identificados por el grupo de investigación se establece que existe cierta tendencia a que todas las interleuquinas (IL-4 e IL-10) estén más aumentadas en los niños obesos que padecen asma “como si el tejido adiposo buscase compensar y equilibrar el efecto de los estados pro y anti-inflamatorios”, ha señalado el Dr. Luis Caballero, integrante del grupo de investigación.

De esta forma, los niveles de interleuquina 4 (IL-4) están más elevados en pacientes obesos. Esta interleuquina se asocia con niveles pro-inflamatorios y se relaciona con enfermedades alérgicas como el asma. La IL-4 está también aumentada en pacientes obesos sin asma. Por otro lado, la intrerleuquina 10 (IL-10) tiene tendencia a estar aumentada en los pacientes con obesidad.

En cuanto a la función respiratoria, no se han encontrado diferencias significativas entre los tres grupos, aunque sí ciertas tendencias en valores absolutos. Sin embargo, en términos relativos, en relación con el peso, los niños obesos tienen una disminución de los flujos pulmonares y un aumento de las resistencias de las vías respiratorias medidas por oscimetría.

Enfermedades alérgicas y obesidad infantil

Las enfermedades alérgicas están aumentando de manera continuada en las sociedades industrializadas, hasta el punto que se han convertido en el grupo de enfermedades crónicas más frecuente en la infancia. En concreto, en el Hospital U. La Fe se diagnosticaron, en 2009, un total de 6.000 casos de asma infantil.

Según datos del estudio internacional ISAAC las cifras de prevalencia del asma infantil en España rondan alrededor del 10% en niños menores de 15 años. Las razones de esta elevada prevalencia y de su constante aumento no están suficientemente aclaradas, y se invocan diferentes hipótesis relacionadas con el modo de vida de las sociedades industrializadas, como la Teoría Higienista, contaminación ambiental, aislamiento de las viviendas, tabaquismo pasivo, alimentos transgénicos, aditivos alimentarios, etc.

Por otra parte, la obesidad infantil también ha visto triplicada su prevalencia en los últimos años, y se está convirtiendo en una epidemia del siglo XXI. Se estima que un 14% de los niños son obesos y un 26% tiene sobrepeso. El aumento de la prevalencia del asma y de la obesidad ha seguido caminos paralelos.

Descargar nota de prensaDescargar imagenesDescargar sonidos