Un nuevo sistema desarrollado por La Fe, la UPV y la UVEG facilita la detección precoz de lupus

Este trabajo se enmarca dentro de las distintas alianzas estratégicas que mantiene el IIS La Fe con la Universitat de València y la Universitat Politècnica de València para fomentar la cooperación en I+D+i'.

En la actualidad las enfermedades autoinmunes, como el lupus eritematoso sistémico o la artritis reumatoide, entre otras, podrían presentar dificultades en el diagnóstico, sobre todo en etapas iniciales, ya que los síntomas pueden tardar en presentarse o bien ser comunes con otras enfermedades sistémicas. Concretamente, el lupus es una de estas enfermedades y los anticuerpos que se producen están dirigidos contra antígenos ubicados en el núcleo de las células, entre ellos, los anti-Ro/SSA. Estos anticuerpos anti-Ro/SSA pueden encontrarse en sangre con anterioridad a los otros autoanticuerpos relacionados con el lupus, e incluso detectarse sin que existan síntomas.

Según explica Ángel Maquieira, investigador de la Universitat Politècnica de València (UPV), perteneciente al Instituto de Reconocimiento Molecular y Desarrollo Tecnológico (IDM), los test de inmunológicos utilizados actualmente se basan en la determinación de autoanticuerpos mediante la técnica ELISA. Estos test son poco sensibles, lo que limita la determinación de las concentraciones extremadamente bajas de anticuerpos que pueden estar presentes en los primeros estadios de la enfermedad.

Para hacer frente a esta carencia, investigadores de la Universitat Politècnica de València, la Universitat de València y el Hospital Universitari i Politècnic La Fe, concretamente del servicio de Reumatología, han desarrollado, a escala de laboratorio, nuevos biosensores de alta sensibilidad y bajo coste que permiten la detección precoz de autoanticuerpos, en fases muy tempranas de la enfermedad.

A partir de una pequeña muestra de sangre o de saliva, el sistema - patentado por la UPV, la UV y el Hospital La Fe - es capaz de detectar la presencia de los anticuerpos anti-Ro/SSA característicos de cada enfermedad.

"Cada enfermedad autoinmune crea sus propios anticuerpos anti-Ro/SSA con una huella dactilar particular, y tales huellas son distinguidas por nuestro biosensor. Además, simultáneamente nuestro detector cuantifica de forma efectiva anticuerpos anti-Ro/SSA en concentraciones muy bajas, lo que permitiría evaluar síntomas presentes en estadios precoces y hasta el momento inexplicados", explica Maquieira.

Como prueba de concepto, los ensayos previos mostraron una sensibilidad de 1,51 U/ml de auto anticuerpos, dos órdenes de magnitud superior a las actuales técnicas ELISA comerciales, equivalente a 2.000 veces más sensible que los actuales tests diagnósticos.

De hecho, tal y como destaca el doctor José Andrés Román, director del Área Clínica de Enfermedades Reumatológicas del Hospital La Fe, "los resultados obtenidos de comparar esta técnica para evaluar los síntomas presentados por los pacientes y su actividad, en más de 150 pacientes con lupus y un grupo de personas de población control sana, han confirmado esta alta sensibilidad de la nueva técnica estudiada".

"El biosensor desarrollado supone un nuevo paradigma dentro de los sistemas in-vitro, pues no solamente detectamos las concentraciones de los anticuerpos diana sino que podemos incluso incluso identificar la manera en la que éstos interaccionan. Así, el diagnóstico se puede realizar mediante las "huellas dactilares" propias de cada enfermedad, y el pronóstico a partir de los niveles de anticuerpos diana. Se trata de un sistema 2 en 1 (diagnosis + prognosis), que disminuye ostensiblemente el número de falsos positivos y negativos", explica el profesor de la Universitat de València, David Giménez.

Los investigadores cuentan ya con un biosensor que podría utilizarse en práctica clínica. Los últimos resultados del trabajo desarrollado por los investigadores de la UPV, la UV y el HUP La Fe han sido publicados en las revistas Biosensors and Bioelectronics y Analytical and Bioanalytical Chemistry.

El análisis dura minutos y se aplicaría también a otras enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide o el síndrome de Sjögren

El biosensor, de bajo coste y alta sensibilidad, puede detectar autoanticuerpos en fases muy tempranas de la enfermedad.