Investigadores del grupo de Disfunción Miocárdica y Trasplante Cardiaco del IIS La Fe encuentran un biomarcador en sangre que detecta de forma temprana si el corazón trasplantado va a ser o no aceptado

. Es la segunda molécula que localizan y que puede predecir este tipo de episodios

. Gracias a estos marcadores en un futuro se podría detectar el rechazo evitando la actual biopsia, una técnica invasiva

Investigadores del grupo de Disfunción Miocárdica y Trasplante Cardiaco del IIS La Fe, los doctores Luis Martínez-Dolz, Manuel Portolés, Esther Roselló-Lletí, María García-Manzanares y Estefanía Tarazón, han descubierto una molécula gracias a la que se podría detectar en un análisis de sangre si una persona que ha recibido un corazón va a rechazar el órgano. El descubrimiento lo han hecho a través de un estudio preclínico, en el que han descrito una molécula (CD5L) relacionada con la apoptosis o muerte celular programada., que aumenta en el plasma durante el rechazo cardiaco que puede ocurrir tras un trasplante.

En concreto, los investigadores encontraron 17 proteínas alteradas en estos pacientes, siendo CD5L (un inhibidor de apoptosis expresado en macrófagos) la molécula que mejor podía diagnosticar de forma anticipada los diferentes grados del rechazo cardiaco, y así contribuir a mejorar la supervivencia de estos pacientes.

Los resultados, que fueron validados en más de 200 pacientes, demuestran que CD5L participa en la respuesta inflamatoria que contribuye al fallo del injerto cardiaco, la principal causa de muerte durante el seguimiento que se realiza a los pacientes trasplantados. Es el segundo biomarcador para detectar el rechazo cardiaco que describen estos investigadores. Recientemente, el mismo grupo describió en Scientiic Reports (2019) otro biomarcador para el rechazo cardiaco (S1 P, sphingosine-1-phosphate) que participa en la regulación del calcio en la célula cardiaca.

Con el descubrimiento de estas proteínas los valencianos contribuyen a conocer las causas moleculares del rechazo cardiaco tras un trasplante y abren la puerta a que estas moléculas, entre ellas CD5L y S1P, puedan ser incluidas en un futuro, en un panel de análisis que sustituya la biopsia endomiocárdica, la invasiva técnica que actualmente se utiliza para el diagnóstico del rechazo. El estudio se va a publicar el próximo mes de febrero en el .Journal of Heart and Lung Transplantation, primera revista del mundo en el área de trasplantes (segun JRC, Clarivate Analytics).